Páginas
TwitterRssFacebook
Categorías

Posteado el 12 Sep, 2017

EVR y Te Deum evangélico: “Un gobierno no puede exigir que la gente deje de expresar los que siente”.

EVR y Te Deum evangélico: “Un gobierno no puede exigir que la gente deje de expresar los que siente”.

-“Las iniciativas legales que el gobierno aprobó, como el aborto por tres causales, y las que prometen matrimonio entre personas del mismo sexo e identidad de género, violentan los principios y valores de un mundo religioso que representa cerca del 25% del país”, dijo.

“Claramente el gobierno no puede ni debe quejarse por las críticas que de manera directa realizó el mundo evangélico en su Te Deum. Lo cierto es que las iniciativas legales que el gobierno aprobó, como el aborto por tres causales, y las que prometen matrimonio entre personas del mismo sexo e identidad de género, violentan los principios y valores de un mundo religioso que representa cerca del 25% del país”.

De esta manera reaccionó el Diputado de la UDI Enrique van Rysselberghe a las críticas que el mundo evangélico hizo a la administración de la Nueva Mayoría durante el Te Deum del pasado domingo, asegurando que “un gobierno no puede exigir que la gente deje de expresar lo que siente y piensa a sus gobernantes, más cuando el mundo evangélico, como una buena parte del país, siente que con la ley de aborto el gobierno pasó la retroexcavadora en el Congreso aprovechándose de mayorías circunstanciales que hoy están lejos de representar el sentir nacional”.

“Pero también las manifestaciones del mundo evangélico dejan en evidencia que la agenda moral del gobierno cuenta con numerosos detractores, no tanto por la iniciativa en sí misma, sino más bien porque el gobierno no trató de buscar acuerdos ni de acoger o incluir las aprensiones que distintos sectores teníamos sobre esa iniciativa y simplemente hizo efectiva sus mayoría parlamentaria”, sostuvo.

En ese sentido, EVR recalcó: “una ley sin acuerdo y que sólo se sustenta en mayorías circunstanciales dura lo que permanece esa mayoría en el poder”. “Además, la agenda moral del gobierno ha generado serios distanciamientos sociales que el ejecutivo se ha negado a ver y que permanecerán como problemas no resueltos y como causa de conflicto social permanente. El clima de crispación en materias culturales es responsabilidad del gobierno, que ha patrocinado a minorías intolerantes que curiosamente demandan tolerancia y que pretende imponer la ideología de género a un país que mayoritariamente no la comparte”, remató el parlamentario.