Páginas
TwitterRssFacebook
Categorías

Posteado el 18 Abr, 2017

Diputado van Rysselberghe: “Es patético que el gobierno mendigue apoyos políticos al interior de su coalición”.

Diputado van Rysselberghe: “Es patético que el gobierno mendigue apoyos políticos al interior de su coalición”.

-“En la iniciativa sobre la educación superior, el ejecutivo debió suplicar a los partidos oficialistas por un respaldo que ya no posee, lo que debería servir para que el gobierno paralizara su último frenesí legislativo”, dijo.

A propósito de la votación en la Cámara Baja del proyecto de reforma a la educación superior, el diputado de la UDI Enrique van Rysselberghe aseguró que “resulta patético que el gobierno mendigue apoyos políticos al interior de su coalición para aprobar proyectos de ley”.

“Claramente en la iniciativa sobre la educación superior, el ejecutivo debió suplicar a los partidos oficialistas por un respaldo que ya no posee, lo que debería servir para que el gobierno paralizara su último frenesí legislativo. Un gobierno que tiene un poco más de 300 días para concluir su mandato debería abstenerse de seguir impulsando leyes o iniciativas que deberá decidir el próximo presidente y el futuro parlamento”, sostuvo el parlamentario.

Para EVR, “la actual administración es hoy una minoría social que posee altos niveles de rechazo y muy poco apoyo ciudadano, por lo que no posee la fortaleza política ni el respaldo colectivo necesario para seguir impulsando cambios”.

Más grave aún es que en un año electoral todas las iniciativas de la actual administración tienen una inevitable lectura electoral que no sólo afecta las relaciones con la oposición y el gobierno, sino además genera desorden al interior de los partidos oficialistas, que a estas alturas están pensando en los próximos cuatro años más que en cómo termina este gobierno, que para los efectos políticos reales y concretos ya ha concluido”, enfatizó.

Tras lo anterior, Enrique van Rysselberghe expresó que “es indispensable que el ejecutivo comprenda que su ciclo político ha concluido sin las reformas que prometió, sin el apoyo que pregonaba el soberbio nombre de su coalición (Nueva Mayoría) y con una serie de problemas y deudas sociales, políticas y económicas de las que la próxima administración deberá hacerse cargo, concluyó”.